¿Dudas? ¿Deseas alguna consulta? Manda un whatsapp al +52 5539796649
¡Escríbenos! contacto@samayana.com.mx

7 pasos para librarte de la ansiedad

tu camino al equilibrio

7 pasos para librarte de la ansiedad

En esta entrega quiero reflexionar contigo sobre un estado emocional que afecta a muchas personas sin distinción de sexo o edad:

 

la ansiedad

 

Hoy día, muchas personas presentan síntomas de ansiedad, depresión y otras condiciones que afectan su esfera emocional. También, muchas de estas personas, son grandes consumidoras de medicamentos como: ansiolíticos, antidepresivos, analgésicos, antiinflamatorios, estimulantes, prescritos o por automedicación (una amiga/o me lo recomendó).

 

Este tipo de manejo de la esfera mental y emocional a través de medicamentos, no es útil para las personas, porque sólo pretende negar, ocultar o enmascarar los síntomas sin atender a la causa raíz que la produce. La persona se encuentra dopada y limitada en su capacidad de participar activamente en su restauración interior. Pretende negar lo que sucede, sin atreverse a resolverlo.

La mente y las emociones no se dominan con sustancias artificiales, ni con distractores como el alcohol y otras drogas, las prácticas de riesgo, etc.

 

La paz interior y el amor no se logran librando una batalla contra lo que siento, sino comprendiendo lo que siento, porqué lo siento y que puedo hacer para cambiarlo.

 

La palabra ansiedad viene del latín anxietas, cualidad o estado del adjetivo ansia y angustia, se relaciona también con angor, estrechar, oprimir, estrangular, angina, angosto y congoja, y por tanto, etimológicamente, alude a la sensación de opresión y de estrechez que se siente habitualmente en la región del pecho (el corazón).

 

¿Te describes como inquieto/a? ¿Te urgen las cosas? ¿En general llevas prisa, te falta tiempo? ¿Te mueves constantemente? ¿Dudas mucho al momento de tomar decisiones? ¿Consumes ansiolíticos, antidepresivos y otros medicamentos?

 

Para poder abordar y comprender esta emoción, el enfoque de la Medicina del Movimiento propone profundizar en las situaciones y en las circunstancias de las que surge, con el objetivo de que aprendas a manejar y modificar las causas raíz que originan la ansiedad.

 

Todos hemos sentido en distintos momentos de nuestra vida, sentimientos de ansiedad (considerados normales), ante estímulos estresantes que implicaban una amenaza real o potencial y nos imponían un desafío.

Nuestra respuesta a una situación determinada, no está dada sólo por una emoción y/o sentimiento aislado, sino por un conjunto de ellos, lo cual en algunos casos, complica más nuestra situación emocional.

 

La ansiedad es un estado emocional que se presenta en nuestras vidas cuando sentimos o percibimos un peligro o una amenaza real, potencial o imaginaria.

 

Se puede definir a la ansiedad normal como una emoción psicobiológica básica adaptativa ante una desafío presente o futuro.

 

Cuando percibimos o imaginamos una situación de peligro potencial, fisiológicamente, el sistema nervioso simpático y hormonal se disparan y toman el control de nuestro cuerpo para enfrentar ese peligro.

 

Su función es la de motivar conductas apropiadas para responder a dicha situación, y su duración, es proporcional a la magnitud y resolución del problema que la desencadenó.

 

Diferentes situaciones cotidianas nos pueden causar ansiedad: presentar un examen, asistir a una entrevista de trabajo, iniciar un viaje a un país donde no dominas el idioma, el hijo/a que salió de noche o se va de vacaciones, entregar un proyecto, terminar la tesis, etc.

¿La ansiedad afecta mi salud?

Sí. Cuando no sabemos manejar nuestras emociones, nos es difícil manejar  situaciones que nos representan un reto en la vida, tanto hacia dentro, como hacia fuera de nosotros (nuestras relaciones).

 

Lo que siente mi mente (pensamientos) y mi corazón (emociones),  lo sienten los órganos de mi cuerpo. Cuando la emoción rebasa a la persona se genera enfermedad.

 

La ansiedad se presenta en nuestra mente con pensamientos asociados con la anticipación involuntaria de temores, daños o desgracias que aún no han tenido lugar (potenciales) y que quizá nunca sucedan (improbables), creando una inquietud profunda en la persona, así como un sentido de urgencia (prisa).

 

Cuando la ansiedad rige la vida de la persona, la bloquea impidiéndole  vivir, sentir y disfrutar el momento presente, obsesionándose con lo que pueda ocurrir.

 

En muchos casos, se presenta una dualidad: la persona desea que no suceda lo que teme y, en otros casos, la persona espera que lo que desea, suceda de inmediato. En el fondo, la ansiedad manifiesta una falta de confianza hacia la vida.

 

La ansiedad se acompaña de una serie de síntomas y manifestaciones:

 

Componente físico: sudoración, sequedad bucal, mareo; temblores, tensión muscular, dolor de cabeza; palpitaciones y taquicardias, entre otras.

Componente psicológico: la persona puede mostrar inseguridad (desvalorización), aprensión y/o miedo (temor a que sea perjudicial o peligroso) y preocupación; sensación de angustia y/o agobio; miedo a perder el control; dificultad de concentración; inquietud, irritabilidad y desasosiego, entre otros.

 

También pueden experimentar sentimientos de falla (equivocación-no se), fracaso (impotencia-no puedo) o vergüenza (incapacidad-no valgo).

 

En su intento de evitar o evadir las situaciones que sienten que no pueden controlar, desean huir a pesar de no poder identificar con claridad ni el peligro ni los motivos de ese anhelo de huida.

 

En muchas personas esta evasión de la realidad se traduce en postergación o procrastinación de proyectos personales como la tesis, arrancar un negocio, cambiar de trabajo, etc.

 

En su componente comportamental, la persona se mostrará inquieta, balanceando una pierna si está cruzada, tronándose los dedos, mordiéndose las uñas, moviéndose constantemente, actitud de urgencia y desesperación, etc.

 

Todas son distintas manifestaciones de la misma condición emocional y mental: emociones tóxicas, pensamientos parásito y creencias erróneas o negativas que nos llevan a proyectar la mente en el futuro (ansiedad) o en el pasado (miedo), impidiéndonos vivir y afrontar adecuadamente el momento presente.

 

La ansiedad produce una pérdida de energía, ya que la persona se mantiene en un estado constante de inquietud, es decir, se está en un movimiento continuo de fuga energética.

 

Cuando el manejo de la ansiedad se reduce a tomar medicamentos como los descritos arriba, lo único que se consigue es ocultar lo que sucede en el interior de la persona.

¿Qué hacer para manejar la ansiedad y recuperar la armonía?

Dado que la ansiedad afecta a la persona en todo su ser, desde el enfoque integral de la Medicina del Movimiento se recomienda un trabajo personal de cada una de las esferas para entenderse integro y completo, y así alcanzar el bienestar y la felicidad.

 

1. Toma conciencia del origen real del programa inconsciente (sistema de creencias) que detona la ansiedad, pues ésta es en realidad el aviso de que albergamos en nuestro inconsciente un conflicto emocional activo no resuelto.

2. Para neutralizar la ansiedad y evitar que se convierta en algo más grave, es importante que averigües y comprendas las circunstancias en las que se programó el conflicto (la causa raíz), y las emociones que se activan en nosotros.

3. Cuando puedes identificar la(s) causa raíz, es factible decodificarla de forma efectiva para alcanzar la sanación. Para tomar consciencia y desaprender lo que no funciona, necesitamos cambiar las creencias asociadas a esos miedos y temores para así  liberarnos y desactivar el conflicto.

4. Hay que aprender a confiar en nosotros mismos, en nuestras capacidades, en nuestras cualidades, en nuestra intuición, sin sentir la presión de tener que demostrar ni demostrarnos nada.

5. Toma conciencia de tus movimientos habituales, identifica tics u otros movimientos, así como dolores de huesos u otras molestias físicas.

6. Desintoxícate de medicamentos y sustancias adictivas.

7. Si te encuentras estancada/o, busca ayuda profesional. El coaching o acompañamiento terapéutico es muy útil para iniciar el camino interior y aprender diferentes técnicas de transformación personal.

 

Plántate en el Aquí y Ahora. El pasado son recuerdos, el futuro expectativas.

 

Atrévete a ser feliz y encontrar la paz interior, la salud y el bienestar.

 

¿Tú estás dispuesta/o a transformar tu vida?

 

Si quieres saber más de este tema o iniciar tu camino de autoconocimiento y restaurar tu salud física, mental, emocional y energética, en la consulta y en los diferentes talleres de casa Samayana, trabajamos este y otros temas, así como técnicas de movimiento somático, que pueden ser muy útiles en tu desarrollo espiritual, para restaurar tu salud o en tu trabajo como terapeuta.

Lucas Matus

Medicina del Movimiento

No hay comentarios

Añade tu comentario